Córdoba, guía del viajero

Córdoba es una de los visitas imprescindibles para todo viajero. La ciudad se puede visitar durante todo el año, gracias al clima que se disfruta. Aunque el mes estrella para viajar a Córdoba es mayo, fecha en las que sus patios lucen todo el esplendor que les ha hecho merecedores de la declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Se trata de un destino turístico que se puede visitar perfectamente en un fin de semana. Entre los lugares destacados de la capital cordobesa se encuentra como no podía ser de otra manera su hermosa Mezquita, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984, que junto con el Casco Histórico bien merecen ocupar un día completo de la visita. En esta guía de Córdoba te recomendamos que dejes la visita a la Mezquita para la noche. Entre las visitas guiadas en Córdoba destaca precisamente el paseo nocturno por la Mezquita, momento en el que se puede disfrutar de todo el esplendor de la que fuera segunda Mezquita más grande del mundo en tiempos del Califato Omeya. De esta manera, por la mañana se pueden recorrer con tranquilidad las callejuelas que conforman el asombroso casco antiguo cordobés, el cual presume de ser uno de los más grandes de toda Europa.

cordoba guia del viajero
Recorrer los Jardines del Alcázar es uno de los paseos imprescindibles, sobre todo si se realiza el viaje en primavera, momento en el que se encuentran en pleno esplendor. En el interior del Alcázar se puede visitar un pequeño Museo de los Mosaicos donde contemplar el detallado trabajo de los artesanos que habitaron la ciudad siglos atrás.

Otro de los puntos importantes de la ciudad se sitúa en el Puente Romano. Con una antigüedad que data del siglo I, sus 16 arcos conforman una de las estampas típicas de la ciudad. Durante todo el año se organizan diferentes actuaciones en sus cercanías.

Una de las visitas guiadas en Córdoba que cuenta con más éxito es la que se realiza a las Ruinas de Medina Azahara. Construida en tiempos de Abderramán III, es uno de los legados que el Califato Omeya dejó para la posteridad.

Para finalizar esta guía Cordoba hay que hablar, como no podría ser de otra manera, de la rica gastronomía cordobesa. El salmorejo, el flamenquín de jamón, el gazpacho, el rabo de toro, las aceitunas, los embutidos y los ricos vinos con Denominación de Origen Montilla-Moriles destacan entre una infinidad de platos y postres con raíces que remontan hasta tiempos de Al-Andalus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *