Gastronomía típica de Córdoba

Gastronomia de CórdobaCórdoba, la ciudad de los califas, es conocida por albergar en sus calles múltiples encantos: su Mezquita-Catedral, el barrio judío, sus esplendorosos patios, el puente romano, etc. Señas características que le han valido el nombramiento como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pero además, la cultura cordobesa no sería la misma sin su gastronomía. Una serie de platos típicos, vinos y tapas por los que bien merece visitar Cordoba.

La gastronomía cordobesa es uno de los pilares que sustenta la cocina andaluza. Los platos cordobeses cuentan con evidentes influencias árabes, sefardíes e incluso romanas. Y es que debemos recordar que por ejemplo el olivo, del que se obtiene el preciado aceite de oliva, fue introducido en tierras cordobesas en tiempos del Imperio Romano. Este crisol cultural ha desembocado en una gastronomía que aúna y combina a la perfección lo mejor de cada una de estas culturas milenarias.

Por encima del resto, destacan en la gastronomía típica de Córdoba dos platos: el rabo de toro y el salmorejo cordobés. El salmorejo se elabora a base de aceite, pan y tomate, de la que se obteniene una crema fría que se puede disfrutar en todos los bares y restaurantes cordobeses. Por su parte, el rabo de toro es uno de esos platos que destacan por la intensidad de su sabor, gracias, entre otros ingredientes, a las especias (azafrán, pimentón y pimienta) que se utilizan para su elaboración.

Pero el rabo de toro y el salmorejo no son los únicos platos típicos. El flamenquín de jamón serrano, los boquerones en vinagre, el guiso de espárragos, las alcachofas a la montillana, las albóndigas a la cañetera o el cordero a la miel tienen una importancia muy relevante en la gastronomía típica de Córdoba.

Nada mejor que acompañar estos platos de los mejores caldos obtenidos en los campos cordobeses. El vino con denominación de origen Montilla-Moriles, con unas plantaciones ubicadas íntegramente en la Provincia de Córdoba, es sin duda la mejor de las opciones vinícolas que ofrece la ciudad. El vino dulce Pedro Ximénez es originario de esta zona.

Por último, es obligado hacer referencia a la repostería cordobesa. En este ámbito hay que destacar los garrotillos, los alfajores, los pestiños, el merengue de Aguilar y sobre todo el pastel cordobés. Este pastel, por el que bien merece Visitar Cordoba, es una herencia de la cocina andalusí. Entre sus ingredientes se encuentra el cabello de ángel, el hojaldre, las almendras y la canela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *