La Córdoba más auténtica: un paseo por la Plaza de La Corredera

Cuando se accede a la Plaza de La Corredera de Córdoba por una de las calles adyacentes pocos esperan encontrar en pleno centro de la que fuera ciudad califal una plaza típica castellana. Este enclave ha sido durante milenios el escenario propicio para darse encuentro las gentes de la ciudad, razón por la que se incluye en las visitas guiadas en Córdoba, en las que los guías narran la controvertida historia de la que fue y sigue siendo una de las plazas más bulliciosas de la capital andaluza.

De circo romano a plaza de toros

Una de las calles que da acceso a la Plaza de La Corredera muestra el nombre de “Toril” al inicio del empedrado. Sin duda, es uno de los escasos recuerdos que quedan de cuando el espacio rectangular era tomado por toros y aficionados que acudían a la plaza a ver las corridas taurinas en Córdoba. Aunque los toros no han sido los únicos animales que han pisado el suelo sobre el que hoy se pasean cordobeses y turistas.

plaza-de-la-corredera-cordoba

Hay indicios arqueológicos para pensar que la plaza de La Corredera de Córdoba fue en otro tiempo el lugar donde se levantaba el circo romano. Antes que ciudad califal, Córdoba fue escogida por otras culturas, dado su importante enclave estratégico, y sobre todo por la proximidad del río Guadalquivir.

Los romanos, que antes de levantar una ciudad se fijaban escrupulosamente en las opciones para obtener agua de calidad, pusieron tras la llegada a la costa levantina la vista en Córdoba. Tan fue así, que la ciudad fue una de las tres capitales romanas correspondientes a las tres provincias en que se dividía la península (junto a Cartagena y Tarragona).

El testimonio de que la plaza de La Corredera pudo ser el lugar en que se levantó el circo romano de la ciudad se encuentra en los Real Alcázar de los Reyes Cristianos, que se incluye en el itinerario de las visitas guiadas en Córdoba. Allí se exponen y custodian varios mosaicos rescatados del entorno de la actual plaza que denotan su antiguo pasado.

Hoy en día llama la atención de la Plaza de La Corredera que su arquitectura no se corresponde con las plazas andaluzas, sino que tiene un trazado castellano. De hecho, es la única plaza de estas características que existe en Andalucía. Estas y otras curiosidades se explican en las visitas guiadas en Córdoba, la mejor forma de conocer la nutrida historia de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *