Platos típicos de Córdoba (II)

platos-tipicos-de-cordobaEn este segundo post vamos a terminar el repaso a los manjares que configuran los platos más típicos de la gastronomía en Córdoba. Si antes hablábamos de los vinos de la D.O.P. Montilla-Moriles, no nos podemos olvidar del ingrediente estrella de todos estos platos típicos: el aceite de oliva virgen extra, del que Córdoba es exponente a nivel mundial, por sus niveles de calidad y producción.

Las carnes

Al disponer de una amplia serranía, Córdoba ofrece, desde siempre, platos típicos en los que la protagonista es la carne de caza, presentada en múltiples formatos y recetas.
También ha llegado hasta nuestros días el legado árabe y judío con platos elaborados con cordero, ya sea a la miel o en caldereta. No podemos olvidar la profunda y arraigada devoción de Córdoba al mundo del toro. Esto ha propiciado que el rabo de toro sea uno de los platos estrella en cualquier rincón de la provincia.

Por último, debemos destacar todos los productos derivados de la tradicional matanza del cerdo ibérico: el jamón, los embutidos y las distintas partes de la anatomía de este preciado animal, que forman parte de las cartas más exquisitas y reconocidas.

Los gazpachos

Sin duda, Córdoba es la cuna del gazpacho, que aquí se prepara en multitud de formas y variantes. La variedad elaborada con tomate, es conocida como gazpacho andaluz. También es famoso y apreciado el gazpacho blanco, que se elabora con almendras y se adereza con manzana ácida y pasas. En cualquier caso, el más famoso de todos los gazpachos y de los platos típicos de Córdoba, es el salmorejo.

Los pescados

Antiguamente, en Córdoba, no se contaba con pescado fresco a diario y proliferaban las recetas con pescados de río y con las salazones. Por esta razón, a día de hoy, hay bares y restaurantes donde son verdaderos especialistas en trabajar el bacalao, la merluza, el atún o la japuta (como se conoce a la palometa). Gracias al aceite de oliva, se nos ofrecen las frituras de pescado y también está muy extendido el uso del adobo, para antes de freír.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *