Seis razones para NUNCA visitar Córdoba

Esta ciudad andaluza, hoy capital de provincia, que en su día fuera el núcleo desde donde se instauró el Califato independiente de Abderramán III, está plagada de razones y motivos por los que no debería ser visitada bajo ningún concepto. De entre todos ellos, en este post vamos a destacar los que a nuestro juicio son los más importantes:

1. Como puedes adivinar, el hecho de ser la ciudad con el Casco Histórico más grande y extenso de España, La Judería, supone un contratiempo casi insalvable, dado que tendrás que pasear lentamente por sus callejuelas que se enredan en una maraña de rincones, edificios, plazas, fuentes y monumentos, en los que el tiempo parece haberse detenido. Tendrás que darte la inmensa molestia de estar atento por donde vas transitando, dado que no hay un solo rincón donde no exista un detalle, una historia o una leyenda.

casco-historico-de-cordoba

2. Monumentos emblemáticos como la Mezquita-Catedral, las Caballerizas Reales, El Alcázar o la ciudad de Medina Azahara (donde residieron el Califa y toda su corte y en la que no se escatimaron lujos y construcciones grandiosas), te obligarán a tener que pernoctar varios días para poder visitarlos todos.

mezquita-de-cordoba

3. La gastronomía tan variada y rica en cocina tradicional, con recetas centenarias heredadas de los antepasados árabes y judíos, te complicará la vida a la hora de elegir menú en sus casi innumerables tabernas y restaurantes.

gastronomia-de-cordoba

4. El paisaje que rodea a la propia ciudad añade una oferta de actividades de ocio, deporte y tiempo libre, que es un auténtico dolor de cabeza, dado que tendrás que dejar el coche y caminar por la sierra, o los parques naturales, con el añadido de tener que estar pendiente por si se atraviesa o divisas alguna de las especies en peligro de extinción que sólo encontrarás en esos parajes.

paisaje-natural-de-cordoba

5. En lo referente a fiestas y cultura, en especial el mes de mayo, se hace prácticamente interminable: no podrás parar desde la fiesta de las Cruces y la Cata del Vino, hasta la Feria de Nuestra Señora de la Salud, pasando por la Fiesta de los Patios y Romerías. Te verás envuelto en un ambiente que mezcla la cultura, la fiesta y la tradición, hasta el punto de olvidarte del día en el que vives.

feria de cordoba

6. Si sales de noche a cenar y pasar una velada de flamenco, sólo podrás elegir entre los tablaos con más duende de Andalucía, donde se considera este arte como cátedra. Tendrás que contemplar las actuaciones de las primeras figuras del palmarés.

En definitiva, como puedes imaginar, a no ser que quieras padecer con todos estos detalles y placeres que sólo te ofrece Córdoba, no se te puede ocurrir venir a visitarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *