Semana Santa en Córdoba…¿te la vas a perder?

Las calles abarrotadas de gente, el olor a azahar de los naranjos mezclado con el incienso de las Hermandades que procesionan…tantos y tantos detalles que uno no puede dejar de disfrutar a cada paso componen la mejor estampa de la Semana Santa en Córdoba.

Y es que, esta ciudad andaluza, emblemática donde las haya, ofrece a propios y extraños un estilo de Semana Santa profundamente andaluz pero a su vez tremendamente cercano, para que cada detalle, cada olor, cada imagen se pueda vivir intensamente desde primerísima línea, disfrutando el gusto de esa proximidad.

Las siguientes pinceladas pretenden introducir al lector de estas líneas en un preámbulo capaz de convencerlo plenamente de que no debe dejar pasar ni un año más para disfrutar de la Semana Santa en Córdoba.

Con mirada de niño:

Comienza esta Semana de Pasión en la ciudad califal haciendo nuestra, de los adultos, la ilusión y la entrega desinteresada propia de los niños en cada cosa que hacen.

La mañana del Domingo de Ramos, recorre las calles de Córdoba la primera de las Hermandades de Penitencia, La Hermandad de la Entrada Triunfal en Jerusalén, conocida entre los cordobeses como “La Borriquita”.

Esta Cofradía congrega a niños de diversas edades que procesionan portando hojas de palma y que dan el pistoletazo de salida a un día grande y en esta Semana de Fe.

El más absoluto recogimiento y fervor:

Junto a la cara más conocida de la Semana Santa en Córdoba y en general en toda Andalucía, que no es otra que la de la música propia del momento y del desfile procesional, existen Cofradías que por contra, ofrecen la otra imagen que igualmente cautiva y eclipsa al espectador.

Las Hermandades conocidas como “del silencio” hacen gala de la mayor expresión de la Fe, el recogimiento, la oración, la auténtica Pasión de Cristo.

Entre ellas destacan:

  • Hermandad del Remedio de Ánimas: Lunes Santo.
  • Hermandad del Vía Crucis: Lunes Santo.
  • Hermandad del Santo Sepulcro: Viernes Santo.

El cariño y la devoción a raudales del pueblo cordobés.

Son muchas las Hermandades que destacan por ser tremendamente populares y queridas, pero sin duda, la que más pasiones levanta entre los cordobeses es la Hermandad de “La Paz”, en la que procesionan dos pasos, el Cristo de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Paz y Esperanza.

La conocida como “Paloma de Capuchinos” despierta pasiones entre los fieles que la esperan horas y horas debido al elevado número de nazarenos que desfilan y lo impresionante de algunos tramos de su recorrido como puede ser el transcurrir por los Jardines del Parque de Colón.

Impresiona la entrada en su templo con la estampa del monumento del famoso Cristo de los Faroles que preside la plaza donde se encuentra su sede.

La “madrugá”…o no…

El concepto “Madrugá” tan popular en la Semana Santa de ciudades tan emblemáticas como Sevilla no es precisamente un referente de similares características en Córdoba.

La Semana Santa en esta última contempla el desfile de alguna cofradías que, bien por lo extenso de su recorrido acaban su procesión a horas ya del inicio de la madrugada, o bien salen de su templo a las 12:00h de la noche, pero no destacan por un recorrido demasiado largo que motive su presencia en las calles hasta el amanecer ni mucho menos.

Esta última circunstancia se da en la Hermandad de la Buena Muerte, que parte de la Iglesia de San Hipólito y que desfila en el más absoluto silencio como muestra de respeto por la representación de un Jesús ya fallecido y aún yacente en la Cruz.

Las grandes Joyas.

La imaginería de la Semana Santa de Córdoba destaca por su belleza y la calidad de sus imágenes, algunas de ellas de incalculable valor por lo centenario de su creación.

De entre todas, destacan dos que compiten por ser las grandes Joyas de las Hermandades que por Córdoba desfilan.

  • Hermandad de Las Angustias: Jueves Santo.
  • Hermandad de Los Dolores: Viernes Santo.

Vivir la magia de callejas y rincones:

Córdoba ofrece un entorno inigualable compuesto por una red de callejas y rincones de extrema belleza que dan cobijo a la gran mayoría de las Hermandades en parte de sus recorridos.

Ello propicia un ambiente de luces y sombras, de silencio, de olores…que sólo se pueden vivir allí y en esa época del año. Además, todas las Cofradías deben realizar parte de su estación de Penitencia adentrándose en la Mezquita Catedral y recorriendo sus alrededores en lo que se conoce como la más hermosa “Carrera Oficial”.

Todo esto y mucho más, convierten a la Semana Santa en Córdoba en ese destino y momento que no debes perderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *